Corcho natural como aislante para refugiarte de la humedad

 Una de las utilidades más tradicionales del corcho además del uso como tapón para botellas de vino ha sido usar el corcho natural de aislante.

Debido a su estructura alveolar, constituida de células muertas rellenas en su interior de un 89% de aire y a la suberina presente en sus células, le confieren la impermeabilidad tanto a líquidos como a gases y le dan la capacidad de comprensibilidad y elasticidad tan características del corcho lo que convierten a este material en uno de los mejores aislantes naturales para evitar ruidos, vibraciones y humedad.

Desde siempre lo han usado los animales como una de las mejores opciones para hacer su madriguera o lugar de cría, de hecho los linces ibéricos, si pueden, buscan un paridera dentro de una rama hueca de corcho, para tener a sus crías protegidas del exterior. El ser humano siempre lo ha usado para evitar ruidos molestos e insalubres humedades.

Hoy en día buscamos soluciones para tener un mayor ahorro de energía tanto en nuestro hogar como en los lugares de trabajo. El corcho natural aislante nos puede proporcionar entre un 40 y 60% en reducción de consumo energético por el alto grado de impermeabilidad al aire y al agua que tiene este material, con lo que evitamos humedades en el interior y nos aislamos de ruidos molestos de exterior y evitamos ruidos en el exterior.

El corcho natural aislante hoy en día

Es un material muy resistente que a penas necesita mantenimiento ya que resiste muy bien el paso del tiempo y sus cualidades se mantienen siempre estables, es químicamente inerte, no le atacan los insectos y su comportamiento frente al fuego es excelente ya que presenta una gran resistencia en caso de incendio y además no desprende gases tóxicos en caso de combustión.

El corcho como aislante natural es ideal en los hogares por que evitas el uso de materiales plásticos y sus efectos nocivos para la salud, ya que su manipulación no es peligrosa frente a otros materiales aislantes como la fibra de vidrio.

Todos los deshechos que resulten de la colocación del corcho como aislante natural, no suponen ningún problema para el planeta ya que se pueden reutilizar de varias formas, triturado y añadido al suelo de parques y jardines ayuda a frenar la evaporación de agua y mantiene el suelo por más tiempo fresco y  húmedo, o simplemente lo podemos añadir al compost, para mejorar la calidad de nuestros suelos fértiles. No olvidemos que es un material biodegradable y que incluso si lo tenemos que retirar como aislante podemos reutilizarlo y reciclarlo

 

Otra de las ventajas de usar el corcho natural aislante es que con el uso del corcho contribuyes conservación de los alcornocales y con ello a toda su fauna y flora asociada y contribuyes al mantenimiento de la cultura y al arraigo poblacional de los pueblos que viven a su alrededor, fomentando además la reforestación de bosques sostenibles que pueden ayudar zonas en declive.