La huella de carbono en el corcho es negativa, es decir, según todas las investigaciones, la industria del corcho retiene más CO2 del que emite a la atmósfera.

Toda actividad humana tiene un impacto en lo que nos rodea. Todo lo que hacemos supone un cambio en nuestro entorno, a veces para bien pero muchas de ellas para mal. Uno de los peores impactos y que más problemas nos está trayendo, es la producción de gases de efecto invernadero, entre otros el CO2, responsable en su mayor medida del cambio climático. Una de la maneras de medir la producción de gases de efecto invernadero es conocer la huella de carbono de cada industria para poder saber como paliar los efectos nocivos del cambio climático que estamos sufriendo.

Según un estudio llevado a cabo por investigadores del grupo de investigación Sostenipra (ICTA-UAB) en colaboración con el Instituto Catalán del Corcho, han determinado el potencial del corcho como materia prima natural, renovable y local que contribuye a luchar contra el cambio climático. Recordemos que el alcornoque es el único árbol del mundo que produce corcho. Los alcornocales son grandes sumideros de carbono, capturando CO2 para realizar la fotosíntesis y para producir el Corcho.  los bosques de alcornoques del Mediterráneo (2,2 millones de hectáreas) permiten la retención de casi 14 millones de toneladas de CO2 al año.

El corcho, un aliado para luchar contra el cambio climático.

Uno de los principales productos de la industria del corcho es el tapón de corcho, tanto natural como aglomerado, la huella de carbono en el corcho para estos dos productos  presentan una fijación de CO2 eq. superior a la que se emite durante su ciclo de vida completo: la extracción, el transporte, el procesado industrial, la distribución a bodega y la gestión de residuos. Concretamente, por cada tonelada de corcho extraída del bosque se fijan 18 toneladas de CO2 eq.; por cada tapón de corcho natural se fijan 234 g de CO2 eq.; y por cada tapón de cava se fijan en global 12 g de CO2 eq. No podemos olvidar que el tapón sintético (de plástico) emite 10 veces más CO2 que el corcho natural. Con todos estos datos, recuerda, cuando pidas vino que sea tapado con corcho.

Nosotros, como individuos, debemos iniciar un cambio de consumo para luchar contra el cambio climático o al menos frenar sus efectos nocivos. Uno de los principales cambios debe ser en nuestro modelo de consumo y comenzar ha hacerlo con responsabilidad, eligiendo productos sostenibles, naturales y con una huella de carbono mínima y si puede ser negativa como la huella de carbono del corcho, sería ideal.

En Corcho por Naturaleza te proponemos productos que te ofrecen todas estas ventajas, sostenibilidad, natural, reciclable y reciclado. Hasta nuestro packaging es reciclado, nosotros reutilizamos cajas que llegan a los comercios de la localidad y le damos una segunda vida para que tus pedidos lleguen hasta ti en perfectas condiciones. Productos hechos a mano, cuidando los detalles, inspirándonos en la naturaleza y pensando en ti. Con el consumo de productos de corcho contribuyes a la conservación de los alcornocales, unas de las últimas reservas naturales del mediterráneo y grandes sumideros de carbono.