/, Naturaleza/Colmena de corcho

Colmena de corcho

Una colmena de corcho es un recipiente de forma más o menos cilíndrica confeccionado con una corcha a la que se da forma redondeada

El corcho ha sido históricamente utilizado en la apicultura para construir colmenas para las abejas. En muchas zonas, los apicultores han empleado este material para confeccionar colmenas rústicas que reciben nombres diversos: truébanos y trobo en Asturias y Galicia; dujo, en Cantabria, cuezos o, simplemente, corchos.

Debes saber que estas colmenas han ido siendo relevadas por otras modernas fabricadas en madera. Sin embargo, el corcho tiene algunas cualidades que superan a las colmenas de madera.

Por un lado, es más ligero, con lo que los apicultores podían mover sus colmenas fácilmente, tanto para extraer la miel como para transportarlas. El corcho es mucho más resistente que la madera ante la humedad, con lo que la durabilidad de las colmenas fabricadas con este material es muy alta. Además, al ser aislante, protege a las abejas tanto del frío como del calor.

¿Sabes cómo es una colmena de corcho?

Una colmena de corcho es un recipiente de forma más o menos cilíndrica confeccionado con una corcha que se ha sacada solo con un corte del alcornoque y mantiene la forma del tronco. Para mantener el cilindro cerrado, se cose con alambres que sujetan firmemente la corcha e impiden que se abra.

Después, se coloca una corcha del mismo tamaño por la parte de abajo y otro trozo de corcho se recorta a modo de tapa que cierra la parte de arriba. Esta puede ir clavada con clavos de metal o de madera. Si son de madera se usan ramas de jaras, preparadas para la ocasión y a las que se les da el nombre de viros. Por último, a la mitad de la colmena, se insertan dos palos en forma de cruz que servirán para sujetar los panales.

En primavera, los apicultores introducen un enjambre en la colmena de corcho. Una vez ocupada, la colmena es revocada con algún mortero ligero: cal, boñigas o cemento, para tapar todos los resquicios, salvo una puerta o piquera que suele ser un pequeño orificio cerca de la base del corcho.

Rápidamente, las abejas construyen panales que se cuelgan de la tapa y empiezan a llenarlos de miel, polen y cera. En unos meses, podrás ver la colmena de corcho llena de miel pura, sin ningún rastro de contaminantes ya que las abejas recolectan el polen de las flores cercanas, romeros, jaras, brezos, madroños, etc. típicas del bosque mediterráneo.

 

Por | 2018-02-25T21:00:02+00:00 24 febrero 2018|Categorías: Curiosidades, Naturaleza|Sin comentarios

Acerca del autor:

Convencida de conservar el medioambiente de profesión y devoción. Por mi trabajo estoy muy ligada a la Sierra de San Pedro en Extremadura y al corcho. En el Blog CorchoporNaturaleza soy la redactora de todos los artículos relacionados con la Identidad del Corcho y el Medioambiente como este que acabas de leer.

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies