Características del corcho

Desde la antigüedad y gracias a las características del corcho, éste se ha utilizado para múltiples usos. En la actualidad el uso más extendido y por el que identificamos el corcho, es para el cierre de botellas de vino.

Algunas de las características del corcho más importantes y la que le da ventaja frente a otros materiales, es que es un producto natural. Solo hay un árbol en todo el mundo que produzca corcho y es el alcornoque “Quercus suber”. El alcornoque vive en ambientes mediterráneos y cada primavera “fabrica” una nueva capa de corcho.

Características del corcho

Cuando le sacamos el corcho al alcornoque (en Extremadura se hace cada 9 años), no le hacemos daño.  El corcho está compuesto por células de tejido muerto llenas, esencialmente de nitrógeno y de aire. Cualidad esencial que le da otras dos características del corcho, la ligereza. Debido a que tiene casi un 89% de aire en su interior, tiene una baja densidad y es uno de los mejores aislantes frente al frío, al calor, a los ruidos y a las vibraciones.

La forma geométrica de cada una de las células de las que está compuesto el corcho, le facilita una disposición regular a base de hiladas radiales que otorgan otras de las características del corcho más conocidas, sus propiedades de elasticidad y resistencia.

Gracias a la disposición de su estructura celular, permite una comprensión ligada a la recuperación de su forma inicial, cualidad básica para el taponamiento de botellas.

A principios del siglo XIX, el científico Cheuieul, identificó la Suberina, la sustancia más importante de las que conforman el corcho. Se trata de un compuesto de ácidos grasos, que proporciona otra de las características del corcho, su impermeabilidad y además lo libera de bacterias y de hongos.

El corcho es impermeable, si no fuera impermeable no se podría usar para tapar vino, puesto que el líquido de cualquier botella se saldría.

Estas son las características del corcho que posee gracias a su estructura celular que están dispuestas como las celdillas de un panal. Pero no podemos olvidar las características del corcho intrínsecas a este producto.

Recurso renovable y 100% sostenible

Gracias a ser un producto natural, que se obtiene de un recurso renovable mediante un proceso respetuoso con el medio ambiente, es un producto sostenible 100%. Ya que sin la actividad del descorche no se podría mantener la estabilidad ecológica del frágil y amenazado ecosistema mediterráneo, el alcornocal.

El alcornocal es un sistema adehesado de muchísimo valor ecológico. Dispone de una singular flora, con endemismos que solo viven bajo su sombra, siendo uno de los últimos refugios de muchas especies de fauna amenazada, tanto de aves, mamíferos, reptiles y anfibios.